Luis Miravitlles I

No hay descripción de la foto disponible.

“Así como el Homo Sapiens supo dirigir la mirada hacia el frente, se alzó sobre sus pies y se lanzó a conquistar el mundo que le rodeaba, así el Homo Cosmicus, el que se ha ganado el lugar que ocupa en esta época, debe saltar las barreras que encierran su espíritu en estrecha cárcel construida de estúpidos y mezquinos afanes de propiedad y lanzarse sin ningún temor al asalto de este gran Imperio que se abre ante sus ojos: el Imperio del Sol”.

 

Miravitlles, Luis (1969), Visado para el futuro, Salvat Editores S. A., México.

Leyendo… (V)

“El escéptico no será traicionado por libro alguno ni se envolverá en una toga. Los estudiosos son sus víctimas; son flacos y pálidos, tienen los pies fríos y la cabeza caliente, sus noches son insomnes, sus días un temor de que los interrumpan; pálidos, escuálidos, son hambre y egoísmo. Si uno se acerca a ellos y observa las fantasías que acarician, advertirá que son idealistas y que pasan sus días y sus noches soñando sueño tras sueño, en espera del homenaje de la sociedad por algún precioso esquema construído a base de una verdad, pero carente de proporción en su presentación o de justeza en su aplicación y de toda energía de voluntad en el autor para darle fuerza y vitalizarlo”.

(Ralph Waldo Emerson, Hombres Representativos)

Hay ocasiones en las que las cosas que uno lee parece que hubieran sido escritas pensando en uno. Y esta cita me hizo sentir eso. Me recordó que sigo en el proceso de reducir la contemplación en mi vida, para así poder darle espacio a la acción. Lo que no quiere decir que quiera volcarme a ese otro extremo, pues, como bien dicen, la fuerza humana no está en los extremos, sino en la evitación de éstos.

Leyendo… (IV)

Cuando leí este libro no supe como categorizarlo, sólo sabía que a la autora se le incluye en el movimiento literario del espiritualismo de vanguardia, pero el tipo de historia me llamó mucho la atención, ya que su argumento está basado en la reconstrucción mental de un hecho que realmente no pasó. Y justo ahorita me acabo de dar cuenta que a ese tipo de historia se les llama: ucronías.

Leyendo… (III)

Un libro muy interesante, lleno de datos históricos que eran totalmente desconocidos para mí.

Pero hay algo que me llama mucho la atención y que va más allá de los datos históricos; lo que me llama la atención es que el tema de los Héroes actualmente ha dejado de tener la trascendencia que tenía cuando este documento fue escrito (siglo XIX), ¿por qué ha pasado eso? A mi manera de ver, puede ser porque las condiciones sociales, ideológicas y culturales de la actualidad global no necesitan resaltar la idea del Héroe, de aquél ser casi mártir que se sacrificaba por una justa causa; actualmente no se exalta el esfuerzo, sino su contrario, la comodidad; vivimos en una sociedad light, en la que se huye del sacrificio y el compromiso. Y no digo que ese cambio sea completamente malo, sólo es una de las formas en que se manifiesta el cambio que ha experimentado el mundo a lo largo de estos años.

Pero me queda una duda, ¿con qué reemplazamos a los Héroes? El imaginario colectivo que nos ofrecen los mass media no dan soluciones verdaderas, sólo se nos proporcionan personajes líquidos (líquidos en el sentido de Bauman), o sea, que no tienen solidez en sus fundamentos y causas, ya que lo único que los sostiene es la moda y los niveles de rentabilidad.

Es por eso que yo creo que la solución es adoptar nuestros propios héroes, sin importar cuántos más los sigan, sin importar la opinión que se tenga de ellos; si la causa que promulgan es justa, poco importa lo demás.

Yo trato de buscar a mis héroes en la filosofía, el arte y la ciencia, porque es en esos espacios en los que la mente humana logra acercarse a la verdad del mundo, son senderos de sinceridad.

Thomas Carlyle II

¡Infelices de nosotros si sólo tuviésemos palabras y ostentaciones! Lo único grande es el Silencio, el gran Imperio del Silencio, que descuella sobre las estrellas, que llega a mayor profundidad que los Reinos de la Muerte; todo lo demás es mezquino.

 

Carlyle, Thomas (1978 [1841]), De los héroes, el culto de los héroes y lo heróico en la historia, Editorial Cumbre S. A., México.

Leyendo… (II)

“Únicamente cuando la riqueza se convirtió en capital, cuya principal función era producir más capital, la propiedad privada igualó o se acercó a la permanencia inherente al mundo comúnmente compartido.74 Sin embargo, esta permanencia es de diferente naturaleza; se trata de la permanencia de un proceso, más que de la permanencia de una estructura estable. Sin el proceso de acumulación, la riqueza caería en seguida en el opuesto proceso de desintegración mediante el uso y el consumo”.

Y, para complementar eso, podría mencionarse, siguiendo a Weber (en La Ética Protestante y el Espíritu del Capitalismo), que la base moral sobre la que se sostuvo dicho cambio fue precisamente la ética protestante, ya que ésta propició el desarrollo de dichas ideas de acumulación y sacrificio.

Thomas Carlyle I

El pensamiento musical es el que expresa una mente que ha penetrado en el recóndito corazón  de la cosa, que ha descubierto su más íntimo secreto, es decir, la melodía oculta en él; la harmonía interior de la coherencia que es su espíritu, por el que existe, teniendo derecho a la existencia en este mundo. Todo lo más íntimo podemos decir es melodioso, se expresa naturalmente cantando. El significado del canto es profundísimo. ¿Quién en palabras lógicas puede expresar el efecto que tiene sobre nosotros la música? Es una especia de lenguaje inarticulado que nos lleva hasta el borde del Infinito, permitiéndonos lo contemplemos por un instante.

-Thomas Carlyle.

 

Carlyle, Thomas (1978 [1841]), De los héroes, el culto de los héroes y lo heróico en la historia, Editorial Cumbre S. A., México.

Leyendo… (I)

Imagen relacionada

 

“A medida que las esperanzas de progreso se desvanecen, la herencia histórica nos trae el consuelo de la tradición”.

-David Lowenthal.

 

Bauman es uno de mis sociólogos actuales favoritos, porque, a pesar de que siempre escribió desde su realidad, logró observar de una manera profunda y detallada fenómenos y transformaciones que trascendían su entorno, logro tener acceso a la realidad global y a explicarla de una manera que, a mi parecer, es muy interesante.

Retrotopía, que es el segundo libro suyo que leo, me pareció un texto muy atinado a estos tiempos, ya que el fenómeno que en él se aborda es muy característico de la época actual. Si bien es cierto, el autor lo toma desde el lado macro, no obstante, mi formación como antropólogo hizo que me quedara reflexionando sobre la manera en que éste trasciende al plano microsocial. Fue así que se me vinieron a la mente todas esas ideas que derivan de una frase tan común, aquella que comienza así: “En mis tiempos…”.

Creo que esas tres palabras encierran un gran significado, porque sintetizan ese afán cultural por idealizar el pasado, por muy malo que éste haya sido.

Luego de esa primera meditación post lectora, me surgió la pregunta: ¿Qué necesidad hay de idealizar el pasado? En un primer momento creí que la respuesta era que no existía ninguna necesidad. Pero, luego de un rato, mi cavilación me llevó a pensar en el adultoscentrismo, en la necesidad (culturalmente creada) que tienen los adultos de sentirse superiores y de ver defectos en cualquier orden social que no sea el de su época.

Miedo a la novedad, ¿por qué nos sigue hasta estas épocas tan “avanzadas”? No lo sé…

Sólo sé que ese afán por idealizar el pasado sigue ahí, aunque en ese pasado que ahora es idealizado se haya añorado otro pasado también idealizado. Creo que es una enfermedad de la mente de la humanidad, una plaga que no nos deja ver todo lo que tenemos pendiente de arreglar aquí y ahora.

¿O quizás ni importa que me cuestione todo esto? De todos modos ya vendrá un futuro peor que nos hará creer que éste presente no fue tan malo… y así hasta que acabemos con la plaga humana.

Quizás.

Pero hay una parte de mi cerebro que se niega a dejar de pensar en estas cosas. Así que gracias Bauman por recordarme que no estoy solo en mis reflexiones…

 

Manuel Delgado I

Resultado de imagen para manuel delgado antropologo

Es cierto que hay adultos que ya han dejado definitivamente de jugar. También los hay que nunca han enloquecido, que nunca se han sentido o sabido poseídos, que no han bailado, que no se han dejado enajenar por nada ni por nadie. Los hay también que no tienen nunca sueño y no sueñan. Todos ellos tendrían razones para descubrirse a sí mismos como lo que son: el cadáver de un niño.

-Manuel Delgado.

 

Delgado, Manuel (2007), Ciudades Movedizas. Pasos hacia una antropología de las calles, Editorial Anagrama, Barcelona.

Emil Cioran II

Resultado de imagen para emil cioran

La duda se abate sobre nosotros como una calamidad; lejos de escogerla, caemos en ella, y de nada vale intentar liberarnos o escamotearla: la duda no nos pierde de vista, pues ni siquiera es cierto que caiga sobre nosotros, ya se encontraba en nuestro interior y le estábamos predestinados.

-Emil Cioran.

 

Cita:
Cioran, Emil, (1986 [1964]), La caída en el tiempo, Editorial Planeta-De Agostini, Barcelona.