Desahogo # 44

La imagen puede contener: una o varias personas

 

Si trato de mantenerme ocupado en el mundo exterior la mayoría del tiempo, es porque eso me ayuda a no hundirme en mí mismo, en ese hoyo que parece no tener fin y que me hace experimentar ansiedad e incertidumbre. Es preferible mantenerme en la superficie de mi ser, que adentrarme en las profundidades misteriosas que en mi interior se alojan. Aunque he de confesar que no puedo evitar sentir curiosidad de explorar esa oscuridad, y es por eso que de vez en cuando me olvido del mundo y me vuelco hacia mí, exploro mi universo interno, me voy al infinito y más acá… y descubro que allá afuera no hay nada que no esté acá, porque todo está en mí, el todo soy yo, y yo soy todo.

Inundándome.

Me trago mis llantos, porque me cansé de dar lástima. Me trago mis llantos, porque todo en este mundo es banal, y nada vale tanto la pena como para despertar mi valiosa tristeza. Me trago mis llantos, porque el silencio es el mejor compañero de mis penas. Me trago mis llantos, aunque me dejen el paladar amargo y el espíritu asqueado, porque a nadie le interesa el sufrimiento ajeno.

Desahogo # 43

Me limitaré a simplemente existir, sin idealizar ni demonizar la realidad, sin exigir nada más que lo que tengo y contando nada más que con el aquí y el ahora. Al fin y al cabo no soy nadie especial, no tengo por qué estar quejándome como que si estuviera reclamando por algo, que en realidad no existe, lo único que existe es lo que tengo y lo que soy en este lugar y en este momento, después de eso no hay más, el pasado ya se fue y el futuro quizás nunca llegue.

Desahogo # 42

Antes me preocupaba demasiado por no quedar mal ante la gente, ahora creo que no debería de importarme tanto; al fin y al cabo, no son más que eso, gente, igual o más podrida que yo. Además, quiero creer que a nadie le importa lo que haga o deje de hacer.

Quiero ser el juez y la medida de todo lo que soy.

12:00…

No sé si sea demasiado pretencioso de mi parte, pero hay veces en las que me considero un Héroe, un Héroe personal que no se doblega ante las exigencias del mundo que quiere reprimir este sentimentalismo histérico al que no pienso renunciar.

¡Resiste corazón desdichado!

Agregado el 29 de agosto: la ideal del héroe me surgió mientras leía a un texto en el que Thomas Carlyle (Vid. Supra.) habla sobre los héroes y los grandes hombres y dice que la principal característica de estos es la sinceridad. Esa idea me gustó bastante, porque siempre he creído que uno debe ser sincero con uno mismo, en el sentido de no reprimir nada de lo que fluya de nuestro interior, aunque a los demás no le parezca o lo desaprueben.

13 de junio de 2019

Estoy cansado de que la gente me diga que soy un malagradecido con la vida por sentirme de la manera en que me siento, ya que “no tengo razones para sentirme así”, porque “tengo lo necesario para vivir”… quizás, desde ese punto de vista, sí, tengan razón. Pero lo mío es algo que va más allá. Es un malestar más profundo. O tal vez sólo sea que he dejado que mi mente se enrede y que de lo sencillo haga algo complicado. Y más que complicado, doloroso.

Vivir así no es vivir.

Y no quiero morir, sólo quiero que la vida deje de doler.