15 de febrero de 2019

Era demasiado bueno para ser cierto que mi tristeza se hubiera hecho viento y con el viento se hubiera ido.

Caigo, siempre caigo, inevitablemente caigo.

Los viernes, al igual que las puestas del sol, suelen ser tristes.

Anuncios