Desahogo # 39

 

Quisiera no sentir que todo trata sobre de mí, quisiera dejar de atribuirme todos los errores, todas las derrotas, todas las tristezas. Quisiera dejar de automutilar mi alma cotidianamente, de degradar mis ánimos, de reprimir mi alegría. Quisiera dejar de sentir.

¿Cuánto tiempo más he de esperar? La paciencia se acaba, y con ella también las ganas de vivir.

Este egocentrismo tóxico obstruye el flujo natural del devenir de mi existencia, retiene las impurezas, me pudre.

Ya no quiero sentirlo, pues creo que la vida puede darme más, mucho más que esto.

Creo que es posible dejar de sentir solo lo malo, es posible racionalizar mi sentir, hacerle ver que entre toda la podredumbre del mundo hay algo que brilla, algo que ilumina, algo que podría volver más soportable la vida.

Anuncios

Triste Polizonte – Historias de media noche (2018)

¡Hola a todos! Les quería compartir la nueva reseña que escribí para el blog en el que colaboro: Cielos Ciegos.

Pueden pasar a leerla, espero les agrade…

Sky Fire

¡Hola a todos! Este día voy a seguir hablándoles de Triste Polizonte, banda tijuanense de post rock, de la cual escribí una reseña la semana pasada, en la que hice referencia a la historia del proyecto, así como a su primer EP: Sociedad de la media noche (2018) En esta segunda reseña dedicada al proyecto tijuanense voy a hablar sobre su segundo EP: Historias de media noche.

2ndo ep

Continuidades y novedades

En esta segunda producción discográfica, los chicos de Triste Polizonte mantuvieron su esencia, ya que, al igual que en su primer EP, Ri’, ahora en compañía de Danny, nos remiten por medio de sus canciones a paisajes nostálgicos de la niñez; a través de un sonido cálido y de unas melodías suaves y armoniosas nos envuelven y nos hacen experimentar la sensación de encontrarnos en un estado onírico-semiconsciente… Cabría preguntarse: ¿puede ser eso posible? A lo que los chicos de…

Ver la entrada original 868 palabras más

No

Tengo graves problemas con la palabra NO. Me cuesta tanto decirla, existe un abismo en mi boca que me separa de ella, entre ella y yo existe una distancia infinitamente extensa. Tengo tanto miedo de recibirla de respuesta, tanto así que nunca arriesgo, me resguardo en mi burbuja de confort, en la que no existe el no, en la que no existe la vida.

Algo tengo que hacer, porque la vida se me pasa y yo vivo sin vivir…

Triste Polizonte – Sociedad de la media noche (2018)

Hola a todos, nada más pasaba a compartirles mi primera reseña que escribí para el nuevo blog en el que colaboro: Cielos Ciegos…

Pueden pasar a leerme, espero que les guste.

Sky Fire

Rehearsal.jpg

En esta ocasión les presentaré un proyecto de post rock-ambient originario de Tijuana, México: Triste Polizonte. Este proyecto, con sus melodías tenues y melancólicas, nos lleva a experimentar cierta sensación de saudade, cierta nostalgia por un pasado perdido, nos lleva a emprender viajes instrospectivos para reencontrarnos con nuestro yo del pasado, para hacernos recordar lo que hemos dejado atrás, lo que ya no volverá.

Con influencias de grandes bandas del género, como lo son Austin TV, Sigur Rós, Godspeed you! Black emperor, Caspian y Mono, definitivamente es una excelente propuesta para quienes gustan de este género.

Historia del proyecto

Triste Polizonte nació en el 2017, cuando Ri’ Les (guitarra y pianos), por motivos personales, es sacado de su antigua banda Spilman; fue en ese momento que, por la molestia que le había causado dicho inconveniente, decidió iniciar un proyecto en solitario, para demostrar que no necesitaba de una banda…

Ver la entrada original 1.125 palabras más

Huella y aura

Hace un rato, tratando de avanzar en mi tesis, estaba leyendo un artículo titulado Simmel y la cultura del consumo (Marinas, 2000), y, no es que estuviera malo, pero me sentía un poco aburrido y desanimado; así iba pasando la lectura, sin sobresaltos, cuando de repente me encontré con esta frase que llamó mi atención:

«Huella y aura. La huella es la aparición de una proximidad, por muy lejos que pueda estar lo que la causó. El aura es la aparición de lo lejano, por muy próximo que esté lo que lo evoca. Con la huella nos apropiamos de la cosa, con el aura ella es la que se adueña de nosotros».

-Walter Benjamin.

(Quisiera aclarar que voy a tomarme el atrevimiento de descontextualizar la cita del texto de donde la saqué. Dicho esto, puedo continuar).

Dicha cita me hizo pensar en lo mucho que se encuentran presentes en nuestras vidas ambas sensaciones, en cómo ambas sensaciones afectan tan directamente nuestras subjetividades, nuestra manera de pensar, de sentir, de ser.

Huella y aura. Marcar a alguien y ser marcado por alguien.

¿No se reducen acaso las relaciones humanas a eso? ¿Quién no quedó marcado por alguien? Piénsese en padres, amigos, parejas, profesores, autores que por medios escritos nos transmiten su pensamientos, artistas, en fin, la lista sería muy extensa y variaría de persona a persona… pero el punto al que quería llegar es el siguiente: todos, desde el momento de nuestro nacimiento, somos seres sociales, lo que implica que nos encontramos ante el influjo de quienes nos rodean, de manera directa o indirecta. Lo anterior, basándome en la línea de ideas que he venido siguiendo, podría decirse también de la siguiente manera: todos estamos marcados por diferentes personas con las que hemos estado en contacto a lo largo de nuestra vida (algunas nos marcan más, otras menos, obviamente).

Pero no hay que olvidar también el caso contrario, y es que, querámoslo o no, nosotros también marcamos a los demás, de manera positiva o negativa, intencional o inconscientemente. Al igual que lo anterior, dependerá de cada caso particular.

Creo, tomando en cuenta la anterior, que la frase de Benjamin resume en buena medida lo que es nuestra vida como seres humanos, como seres sociales. Ya que cuando me refiero a marcar y ser marcado no estoy haciendo alusión al aspecto sentimental y romántico de nuestra vida, sino que intento llevar la expresión  más allá, ya que considero que se podría aplicar a todos los aspectos de nuestra vida social, podría decir, incluso que es sobre esas dos acciones que se sostiene eso a lo que se le llama cultura.

Huella y aura. Marcar y ser marcados.

Anuncios

14051701_295239840832447_8517628750381672486_n

 

¡Hola a todos! No sé si habrán notado mi ausencia por aquí -seguramente no, ya que ni publico con regularidad, pero bueno, no es el punto-, pero sí, he andado un poco ausente, y es porque estoy en proceso de escribir mi tesis de licenciatura; he estado posponiendo ese maldito compromiso por demasiado tiempo y ya no puedo seguir así -son etapas de acomodamiento en las que uno se mete sin querer-, tengo que salir de eso que, en buena medida, me tiene estancado, no me deja llevar a cabo varios planes que tengo pendientes… en fin, es algo prioritario, por lo que me he visto obligado a dejar de escribir otras cosas, para dedicarme de lleno a eso. Pero, bueno, serán sólo un par de meses, ya luego nos volveremos a leer por aquí.

Y bueno, por otra parte, también quería aprovechar para anunciarles que voy a comenzar a colaborar en otro blog, un blog de música llamado: Cielos Ciegos. He de decir que es un verdadero honor para mí participar en ese proyecto, ya que es un blog que he venido siguiendo desde hace ya varios años. Voy a estar publicando por ahí al menos una vez por semana, reseñas de discos, bandas, o algún escrito que me surja mientras escuche alguna canción…

Así es que si les interesa conocer nueva música, medio -¡muy!- underground, pueden seguir el blog (link en el nombre subrayado del párrafo anterior) por aquí en wordpress, o si lo prefieren, le pueden dar like a la página del blog en Facebook (link aquí).

Sin más que agregar por el momento, me despido, deseando que logren cumplir todos los proyectos que se han propuesto para este año nuevo.

Nos seguimos leyendo.