Morir en silencio

Cada día que pasa, una parte de mí muere silenciosamente, por descuido, por accidente o por placer. Dejo morir a mi yo interno, a veces intencionalmente, a veces por costumbre, a veces dormido. Es un impulso latente que no se extingue, y aunque quiera detenerlo no puedo. Es un instinto autodestructivo que no puedo reprimir, porque al hacerlo me daño. Dejarme fluir es dañarme, reprimirme es dañarme.

¿Qué hago? ¿Cómo escapo?

No quiero morir, no quiero vivir…

¿Entonces? ¿Qué queda?

Sólo morir por dentro, morir lentamente, morir en silencio…

Anuncios

4 comentarios en “Morir en silencio”

    1. Como dice Pessoa en una de mis frases favoritas: si escribo lo que siento es porque así disminuyo la fiebre de sentir.

      Así disminuyo la fiebre de sentirme tan triste; cuando escribo, literalmente saco la tristeza que llevo dentro…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s