Fernando Pessoa II

LV_20120213_LV_FOTOS_D_54253962038-992x558@LaVanguardia-Web

Lo que se necesita es ser natural y calmo
en la felicidad o en la infelicidad,
sentir como quien mira,
pensar como quien anda,
y cuando se va a morir acordarse que el día muere,
y que el poniente es hermoso y es hermosa la noche
que permanece…
Así es y que así sea…

-Alberto Caeiro (Fernando Pessoa).

 

Cita:
Pessoa, Fernando, 1984 (Versión e introducción de Pablo del Barco), Poemas de Alberto Caeiro, Visor Libros, Madrid.

Anuncios

María Luisa Bombal I

articles-69904_thumbnail

Hace algunos años hubiera sido, tal vez, razonable destruir, en un solo impulso de rebeldía todas las fuerzas en mí acumuladas, para no verlas consumirse, inactivas. Pero un destino implacable me ha robado hasta el derecho de buscar la muerte, me ha ido acorralando lentamente, insensiblemente a una vejez sin fervores, sin recuerdos. . . sin pasado.

-María Luisa Bomal.

Cita:
Bombal, María Luisa, 1941, La última niebla, Editorial Nascimento, Santiago de Chile.

Fernando Pessoa I

fernando-pessoa-e1518419523592

“Vivo siempre en el presente. El futuro, no lo conozco. El pasado, ya no lo tengo. Me pesa el uno como la posibilidad de todo, el otro como la realidad de nada. No tengo esperanzas ni nostalgias. Conociendo lo que ha sido mi vida hasta hoy –tantas veces y en tantas cosas lo contrario de lo que yo deseaba­, ¿qué puedo presumir de mi vida de mañana, sino que será lo que no presumo, lo que no quiero, lo que me sucede desde fuera, hasta a través de mi voluntad? No tengo nada en mi pasado que recuerde con el deseo inútil de repetirlo. Nunca he sido sino un vestigio y un simulacro de mí. Mi pasado es todo cuanto no he conseguido ser. Ni las sensaciones de los momentos pasados me resultan nostálgicas: lo que se siente exige el momento; pasado éste, hay un volver de página y la historia continúa, pero no el texto.”

-Bernardo Soares (Fernando Pessoa).

 

Cita:
Pessoa, Fernando, 1996 [1982], Libro del desasosiego, Seix Barral, Barcelona.

Protagonismo

Mi manera de ser y pensar no es algo que yo haya creado en solitario, como un ente aislado; hubieron muchos factores sociales, externos a mí, que influyeron y determinaron la formación y desarrollo de mi manera de ser y pensar; podría decirse que durante mis primeros años de desarrollo del “Yo” no era yo quien tenía el control sobre dicho proceso, esa labor la cumplían otros: el conjunto de personas que tenían un peso significativo en mi naciente conciencia; fueron ellos quienes moldearon mi carácter, mi sensibilidad, mi manera de percibir la realidad; a veces me siento agradecido, a veces me es indiferente, a veces me ahogo en el rencor.

Sin embargo, creo que no debo atribuirle toda la responsabilidad a quienes fueron mis otros significantes de la infancia (y de todo mi proceso de socialización en general); pienso que, a pesar del protagonismo que tuvieron en el proceso de formación de mi individualidad, siempre hubo en mí una voluntad propia que, quizás ha ido adquiriendo más fuerza con el pasar de los años, pero que hoy en día es lo suficientemente fuerte como para cuestionar y desechar lo que de mi individualidad -creada en conjunto por mis otros significantes y por una versión mía con una voluntad muy débil- no me agrada, no me fortalece, no me beneficia, no me ayuda a progresar.

Quiero ser el protagonista de mi vida, quiero que mis otros significantes sólo sean personajes secundarios en el desarrollo de mi personalidad.