El infierno son los otros

Erramos al buscar estabilidad por medio del acercamiento a nuestros semejantes, porque ellos son el infierno, un infierno que es mucho peor que las llamas de las que nos habla el cristianismo, porque es preferible quemarse eternamente a vivir buscando calma en el caos.

Anuncios

Moverse es vivir

Vale más una tristeza sincera que mil alegrías vacías. Gozar es ignorar, sufrir es reflexionar. La felicidad estimula al acomodamiento, la visión de los detalles incómodos perturba. Y un ser perturbado sólo tiene dos opciones: huir, ignorar, ser feliz; o sufrir, enfrentar la incomodidad, hundirse en ella, reflexionar en el sufrimiento, empaparse de él, hasta que incomode, hasta que duela, hasta quedar acorralado y no tener más opción que elegir entre otras dos alternativas: colapsar o moverse. La inanición es la muerte, moverse es vivir.